Siguenos

  • Siguenos en Facebook
  • Siguenos en
  • Siguenos en
  • Siguenos en

Una buena final, para un buen frontón y en medio, la fortaleza mental de los jugadores.

Por: VEIS COACHING
Martes 19 de April del 2011 | 19:03

Cuando uno  se dispone a ir a un espectáculo  como es una final de  parejas, los pensamientos del espectador son todos referidos a  deseos de  ver algo bonito. Sin embargo los pensamientos de los pelotaris  se pueden  dividir en varios estadios:

Primero: No existen dudas, estoy bien preparado  y voy a salir a por todas

Segundo: Se ajusta a la  frase, a ver  si no hago alguna  pifia y puedo terminar el partido  bien .Ya no le importa ganar, sólo, su pensamiento le lleva a no hacerlo del todo mal.

 Tercero: Las dudas se asientan   y comienza el baile de los pensamientos negativos, no sé si estoy bien, igual  tenía que haber trabajado más esta semana, no han sido los entrenamientos buenos, no me sentía cómodo. En esta zona  se acumulan, los  influjos  externos, acontecimientos que deparan cambios, un pelotari es cambiado por otro y además la prensa, se refiere a lo negativo del tema  y pone en  entredicho la final.

Cuarto, con  salir me vale, creo que es un éxito poder jugar la final

La pregunta sería ¿ cual de estos pelotaris puede  ganar la final ?

Si vemos la manera de pensar, observamos, como la puerta del triunfo  queda abierta , cuando nuestro pensamiento se abre a esa posibilidad, caso del  pensamiento  uno, deja la mente abierta para el objetivo que es, ganar la final, ya que desde si mismo no pone  barreras a sus posibilidades. Sin embargo si nos vamos al dos, vemos como el temor le empieza a bloquear  y por tanto sus pensamientos empiezan a trazar su película, de la probabilidad de fallar y  cometer algún fallo gordo, que su pareja no pueda llevar bien y por tanto el pensamiento se introduce en ese mundo de valoraciones negativas, que harán, casi con toda seguridad que el fallo se cometa y que su rendimiento sea inferior al esperado .

Respecto al tercero, si las dudas se han asentado ya sólo queda sufrir, puesto que la inseguridad se impone y nuestro  miedo a fallar nos atenaza y no podemos superar esta situación, haciendo  un partido  justito y sintiendo una decepción  que arrastramos  todo el patido.

Respecto del cuarto pensamiento, nos libera de la presión de ganar, pero nos limita el objetivo y cuando ya hayamos  atravesado la mitad del partido sin fallar, nuestra respuesta será  aguantar y hacer que nuestro particular resultado se ajuste a lo esperado.

Conclusión somos lo que pensamos y por ello quién no piense como ganador, será muy difícil que gane txapelas, si bien lo más bonito del mundo de los pensamientos  y de las potencialidades de cada uno, es que se pueden entrenar. Por ello desde Vei´s Coaching trabajamos  con una única idea, hacer crecer al deportista. 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.